¿Jardines de San Miguel o aparcamientos?

Un banco güeno

El asunto ya está sobre la mesa. Por un lado, un grupo de ciudadan@s que se lanzaron a regenerar un solar abandonado, y que tras conseguirlo, se pusieron a regenerar también el entorno que lo rodeaba.
Y por el otro, un alcalde con un plan general de museización de la ciudad que necesita poner plazas de aparcamiento junto al futuro museo del cementerio de San Miguel.

El reto es importante. La plaza del Patrocinio a la entrada del cementerio sirve actualmente como aparcamiento a muchos vehículos. En el proyecto del museo esa plaza dejará de albergar coches para ser una bonita plaza agradable al turista. No existiría problema alguno con ello siempre y cuando el problema de los aparcamientos tuviera una solución que no pasara por aplastar un proyecto de interés social como es el de los Jardines de San Miguel.
Parece que de nada ha servido presentar una alternativa que pone en valor al cementerio, dotándole de un mirador desde el cual poder contemplarlo en su conjunto durante las magníficas puestas de sol que se pueden disfrutar desde el promontorio actual. Francisco de la Torre prefiere allanar y asfaltar. Porque él no entiende de puestas de sol, ni de naturaleza. De gestión ciudadana no es que no entienda, sino que le provoca reacciones alérgicas. Él entiende de marketing. Es un experto en vender Málaga al mundo, aunque sea a costa del bienestar de muchos malagueños. Pero también entiende de semana santa y de fútbol. Es astuto, y sabe cómo mantener su popularidad. Pero todo tiene su límite.

Vista general

Antes

Ahora

Vista desde el promontorio (a extinguir por Francisco de la Torre)