¡Cuidado, un artista infiltrado!

Al parecer se nos ha colado en el huerto un artista que pretende llenarlo de curiosas obras artesanales, tanto puramente decorativas como útiles. Pero ¿Qué se habrá creído? ¡Aquí creatividades las justas!

Aquí dos de las sospechosas creaciones escultóricas… 

Hace años que venimos sufriendo sus tropelías. Veréis, nuestras sospechas comenzaron cuando empezaron a aparecer cosas como las siguientes por el huerto:

Prueba nº 1: La cribadora de compost hecha con materiales reciclados y demasiada creatividad.

Prueba nº 233: mesa de cultivo

Prueba nº 234: Otra mesa de cultivo (no voy a poner todas porque no acabaría nunca)
Prueba nº78: Lombricompostera hecha de madera con tapa de lona.
Prueba nº97: Perchero hecho de semillas. A medio colgar (quizá, a punto de ser descubierto, tuvo que huir de improviso).
Prueba nº3: El armario de las calabazas colgantes… inquietante, ¿verdad?
Prueba nº 231: Escultura a partir de raíces de árboles. Esto al MOMA, ¡aquí no pega!
Prueba nº678: Una temible langosta de esparto.
Prueba nº442: ¿Sombrero? ¿delito?

Como comprenderéis, ha sido muy duro soportar tal vandalismo tantos años, pero aun no le tenemos identificado, su talento para el camuflaje es asombroso… Eso sí, curiosamente junto al lugar del crimen siempre aparece nuestro querido compañero Juan, pobrecito.

Prueba nº59: Separadores de libros, pendientes… y otras creaciones que venimos sufriendo. La cara de Juan lo dice todo.

En conclusión, necesitamos vuestra ayuda para descubrir al/la artista infiltrado/a! Venid y ayudadnos a detenerlo, ¡antes de que sea demasiado tarde!

Seguimos con el Bokashi

«Hola, Antonio ¿qué tal?» «¡Muy bien! Aquí os traigo la segunda remesa».

Hoy hemos enterrado la segunda tanda de Bokashi. Hemos cavado, depositado y tapado. Ahora a esperar otro mes para poderlo utilizar.

Hemos desenterrado un poco de material de la vez anterior y hemos comprobado que se había compostado por completo (sólo hemos encontrado un resto de cáscara de huevo), así que probaremos a plantar algo y ver los resultados.

Estamos de pruebas. Hemos dejado un pequeño espacio entre la parcelita compostada y la que está comopostando por eso de que el proceso de compostaje del Bokashi puede ser muy agresivo para las raíces de las nuevas plantitas.

¡¡También tenemos nueva información!!: hay que manejar los lixiviados con mucha precaución sanitaria. Son caldo de bacterias de todo tipo. Un amigo bioquímico nos recomienda no utilizarlos si no conocemos los riesgos.

Bokashi

Hoy nos ha visitado Antonio para ofrecernos su producción de Bokashi mensual.

¿Que qué es el Bokashi? Pues eso fue lo que le preguntamos, y esto fue lo que nos contó:

El Bokashi es un compuesto de diferentes microorganismos que ayudan a fermentar los restos de alimentos -no cocinados- convirtiéndolos en precompost.

Este precompost (los restos no llegan a descomponerse del todo) debe introducirse en la tierra en una parcelita libre de cultivo, y dejarlo reposar durante un mes para que termine el proceso. Una vez pasado este tiempo tendremos una tierra muy rica en nutrientes.

Una diferencia con el compost de toda la vida es su rapidez de formación: tres semanas de fermentación en la compostera, y un mes en la parcela de tierra elegida.

Este compost lo puedes hacer en casa. Sólo necesitarás conseguir Bokashi (que puedes comprar o fabricar por tu cuenta), dos composteras (rellenas una mientras la otra está en proceso) y lo más importante: un lugar donde aprovecharlo.

Antonio (junto a su familia) decidieron reducir al máximo la cantidad de residuos que producían. Nos ha contado sorprendido y entusiasmado lo que ha disminuido su producción de basura orgánica al poder transformarla en “oro negro” para las plantas.

Por eso nos buscó, para participar en el ciclo de la Naturaleza con nosotr@s.

¡Gracias, Antonio!

Bokashi casero: http://bocashi.wordpress.com/tag/bocashi-casero

Nota: ¡En breve subiremos una entrada más detallada de cómo funciona el Bokashi!